jueves, 16 de septiembre de 2010

ASTROMAD, LA CRÓNICA

11 de Septiembre de 2010, mi fecha elegida para debutar en un triatlon de Larga Distancia, vamos, en un Ironman. Antes de ese día casi 10 meses de entrenos, la verdad es que sin mucho control, intentando sacar todas las semanas mínimo 2 sesiones de natación, 3 o 4 de carrera y al menos otras 2 de bici... pero la mayoría de ellas sin pasar de las 12 o como mucho 14h de entrenos, que comparado con lo que entrena otra gente no es nada del otro mundo. Pero bueno, llegaba a la prueba con un verano de buena bici (excepto las dos semanas por Europa que ni la toque), buena natación (los dos últimos meses con hasta 3 y 4 sesiones semanales) y con una carrera a pie regular... pero es que si llegaba a la carrera a pie por mis santas narices que acababa la prueba aunque fuese arrastrándome. El día antes de la prueba después de salir del cole me marcho para Robledo con todo el material, allí el ambiente un poco "pobre", claro, si lo comparo con mis otros triatlones (los Half Challenge de Barcelona, que casi multiplican por 10 los participantes en el Half y Astromad), pero como que me da igual, que los pocos que seamos vamos a dar espectáculo y del bueno. Dejo las cosas en la T2, me piro para el embalse, dejo la bici en la T1 y como me sobra tiempo hasta el briefing decido hacer con el coche el trozo que no conozco del segmento ciclista.... ¡¡¡¡ La madre que los parió !!!, nada más salir de Robledo compruebo una subida de 4km de las buenas y luego todo el tramo de Fresnedillas y Colmenar de Arroyo con una carretera pestosa de narices, con el asfalto bastante malo. A las 8 comienza el briefing en las instalaciones de la NASA (con un vídeo que nos ponen de como funciona la estación de seguimiento) y aunque surgen algunas dudas con los avituallamientos, las medias de compresión y alguna cosilla más, nada del otro mundo. En cuanto acaba me piro para casa para intentar cenar rapidito y a la cama, que a las 4h del sábado tocaba el despertador. La verdad es que me noto con pocos nervios, comparado con los que tuve en Calella, eso es buena señal. Sábado 11 de Septiembre, es el día, suena el despertador a las 4 de la mañana, desayuno lo típico: café, tostadas con miel (sin mantequilla), una manzana y un poco de pavo. Ducha, me pongo el mono (siempre pienso en ese momento: "la próxima vez que te lo quites ya habrá pasado todo"), levanto a Mayte y hago un poco de tiempo hasta que estamos preparados. Conduce Mayte hasta el embalse de Picadas (no vaya yo a cansarme de pisar el acelerador o cambiar de marchas, hay que guardar todas las energías posibles, jeje). Allí noche cerradísima y.... ¡¡¡¡ 10ºC !!!, me cago en la mar, y yo sin nada de abrigo, solo en pantalón del chandal y una camiseta técnica de manga larga, pero que pardillo que soy. Me meto en la T1, compruebo la burra, todo bien, coloco los geles, las barritas, los bidones, las bombonas de CO2, la bomba (por si acaso) y al rato llegan Esther y Jorge (menudo palizon, hasta el final que estuvieron), charlamos, nos reímos y llega mi hermano Alberto, que va a verme en la natación, luego se va a casa y volvería por la tarde para ver la carrera a pie.

Me enfundo el traje de goma, vaselina por todos lados, besos y a la cámara de llamadas. Me sorprende pero no estoy nada nervioso, bueno, lo normal, pero nada fuera de lo común. Alrededor mio gente a la que tengo gran admiración: Jaime Menendez de Luarca, Alvaro Velazquez, Ruth Gomez, Jose Luis Cano.... madre mía, que hago yo allí.... pero bueno, yo a lo mio, con calma, con cabeza y con cojones, esa va a ser mi filosofía para los tres segmentos.
Al fin tocamos agua y.... ¡¡¡¡ sorpresa !!! esta bastante más caliente que el jueves cuando vine a entrenar y casi me da un telele, y eso que eran las 4 de la tarde. Saludo a mis acompañantes que están en el puente (ahora también a Javier, que ha venido un poco más tarde) y me dirijo a la corchera de salida, que hacemos desaparecer los propios triatletas ya que nos apoyamos con los pies en ella, y cuando me quiero dar cuenta..... ¡¡¡¡ boiiiiiiiiiiiiiiiiiiing !!!! (lo siento, no se como poner el ruido de un bocinazo). Salida, ale, empezamos a movernos y yo a mi ritmo, que se vayan todos y me dejen hueco que no quiero pelearme con nadie. Sin prisa pero sin pausa comienzan los primeros metros, sensaciones raras pero ya tendré tiempo de mejorarlas, primera curva del río y empiezo a ver a mi derecha a mi grupo de animadores que van por el camino, como llevo los tapones no oigo ni torta y luego me entero de que han estado todo el rato gritándome, que majos. De vez en cuando en alguna brazada les saludo con la mano, voy disfrutando de la natación, el sitio es precioso y voy reconociendo referencias que cogí el jueves pasado. Paso la boya del Half, a mi ritmo, ni miro el crono, no voy mal y de repente ¡¡¡¡ el gemelooooooo !!!!, me cago en la mar, amago de subida, me paro, con el corazón a 1000 por hora, no puede ser, si voy nadando relajado, intento tranquilizarme, unos metros a braza, venga, que no se ha subido del todo, va remitiendo, les hago el Ok a los del camino, que se habían asustado también, unos metros y empiezo otra vez a croll. Aún estoy lejos de la boya de retorno, no tengo prisa, pero se me ha quitado la alegría de antes, ahora voy pendiente del gemelo, intentando no forzar el empeine y no usar mucho las piernas, lo que quiere decir que se van para el fondo y si mi posición al nadar antes ya era poco hidrodinámica, ahora ya debe ser de escándalo, voy arrastrando una cantidad de agua enorme. Sigo despacito, y a los 150m más o menos.... ¡¡¡¡ alaaaaaa otra vez parriba el gemelo !!!, mi acojone ya es mayúsculo, no puede ser, pero si parezco una tortuga, como se me puede subir, otra vez a braza, tranquilo, parece que la cosa se relaja y por fin llego a la boya de retorno. Me doy ánimos a mi mismo, venga que esto ya esta, miro el crono, no esta mal, 38minutos, la vuelta la hago más despacio, ya sin la referencia de mis acompañantes (es lo que tiene no respirar cada tres brazadas), voy tirando de brazos todo lo que puedo, llego a la boya del Half y noto otra vez como el gemelo me da otro aviso..... pero por mis santos huevos termino si o si. Por fin ultimo recodo del río y al fondo ya se ve el puente y la carretera, vamos Lipe que esto ya esta, además no vas el último, incluso hay gente del Half aún detras tuya, ultimos metros apretando un poco y por fin, por fin toco suelo. Miro el crono y me he ido a 1h 21min, bueno, dentro de lo que me esperaba, que con tres amagos de subida de gemelo y sin forzar en ningún momento creo que no esta nada mal.... y odiando nadar, porque, ¿alguna vez os he dicho que odio nadar?. La T1 la hago con calma, me quito el neopreno sin problemas, cojo la bolsa, y como no me tengo que cambiar de ropa pues no tardo mucho: calcetines, zapatillas, casco, gafas, dorsal y cremita para el sol. Salgo para coger la burra y oigo los ánimos de mi gente... ahora si que voy a disfrutar con la bici, lo que a mi me gusta..... si no fueran 180km claro.

Me subo rápido a la burra y comienza el segundo segmento.
Los primero 12km más o menos son de subida, ya voy adelantando a gente (vale, no mucha, pero por lo menos no me adelantan a mi), me pasan con el coche Mayte, Esther y Jorge, sus animos me vienen de perlas, luego también Javier que me recomienda que regule. Voy muy fuerte, se me hace bastante corto el tramo de enlace y cuando me quiero dar cuenta ya estoy en el circuito propiamente dicho. Hasta Cebreros se puede ir más o menos "rapidin", exceptuando una larga subida que en esta primera vuelta no pesa mucho. Una vez en Cebreros se que toca un continuo sube y baja, con alguna subida larga, algun descenso vertiginoso y antes de Hoyo de Pinares un subidon de la leche. Sigo adelantando gente e intento ir bebiendo de vez en cuando (aunque no tengo ni pizca de sed, creo que me bebi medio embalse de Picadas). Llevo bien los repechos, con ritmo, mi BH Volan se porta de maravilla (ponedme una Cervelo entre las piernas y me como el mundo) y llego sin mucho problema a Valdemaqueda y ya voy notando que algo falla en mi portabidon trasero, van como muy tumbados mis bidones, y al llegar a Robledo, a la altura de mis fans, me paro y decido apretar el jodio tornillo que se habia soltado. Recibo los animos de la gente y ale, a por el repecho de 4km que me acojonó el dia antes. Cuando llevo 1km de subida.... ¡¡¡ otra vez el portabidon suelto !!!, me paro, algun compañero de locura me dice que si necesito algo, solo necesito cagarme un poco en los de Profile Design por diseñar el tornillo tan mal. Sigo subiendo y se me vuelve a soltar el portabidon, ¡¡¡ anda y que le den por cul...!!!, ya no me paro más. Casi al llegar arriba pillo a uno que esta haciendo la prueba en bici de montaña (con cubiertas lisas), ole sus huevos. La bajada rapidita, me pasan en coche mis compis y fijaos si voy atento a la carrera que me cruzo también en coche con dos compañeras de trabajo que van hacia Robledo (ellas ni me ven, claro, voy disfrazado de triatleta). La carretera ahora es pestosa de narices, no se ni por donde voy, buscando todo el rato el asfalto bueno, si lo hay. En Colmenar de Arroyo ya empezamos a girar en busca del tramo de enlace, me paro en el avituallamiento, primera Coca Cola fresquita que me meto para el cuerpo... ¡¡¡ me da la vida !!! (iluso de mi, luego me la quitaria, esa y otras 3 más que me meti). Llegamos hasta la mega antena de la Nasa y ya se que me queda poco hasta el enlace. De momento todo genial, las piernas responden, lo estoy disfrutando, ninguna averia (menos el jodio portabidon que me esta volviendo loco con el ruidito) y los 90 primeros km se me pasan rapidito. Comienzo la segundo vuelta, ahora tocan dos vueltas pequeñas, mi estrategia es darle fuerte en esta y en la ultima ir más suelto de desarrollo para empezar el maraton "ligero" de piernas. Los del Half ya estan corriendo y somos muy pocos los que comenzamos a ir por la carretera (los 50 chiflados del Astromad), sigo adelantando a gente, no muchos pero algo es algo, y a mi me adelantan muy poquitos (vamos, ahora mismo no recuerdo a nadie, es lo que tiene nadar tan mal). Segunda vuelta a muy buen ritmo, cogiendo agua en los avituallamientos y otra Coca Cola que cae antes de llegar a Hoyo de Pinares. En esta vuelta empiezo con la comida, me meto una minibarrita de Mulebar y más tarde un Powergel, que abro como el culo y me tiro la mitad por encima (a partir de ese momento me convierto en un manjar para las moscas). Llego otra vez a Robledo, ya un poco tocado, empieza a hacer calor de verdad y mis acompañantes me ven mala cara (no era para tanto, me gusta dar penilla). En el avituallamiento de Robledo me tiro todo el agua del mundo por encima y relleno los bidones con agua fria, empiezo a estar hasta las narices de tanto isotónico. Comienzo la ultima vuelta, ahora si que somos 4 gatos por la carretera, a la altura del siguiente avituallamiento, mientras yo paro tranquilamente a tomarme mi Coca Cola, otro dos tios me pasan sin parar, yo a mi ritmo, tranqui que aun queda mucho. El caso es que durante esa vuelta la tonica era la siguiente: me paro a tomar mi Coke, ellos me pasan, en el siguiente tramo les paso yo (en subida casi siempre), me vuelvo a parar a tomar otra Coke, me vuelven a pasar, y luego les vuelvo a pasar yo, asi hasta Robledo, ya bastante tocado, en mi vida habia estado tanto tiempo encima de una bici (por cierto, mi culo no dice ni mu, y eso que voy con la minibadana del mono, ole y ole). Ya llegando a Robledo pillo a otro que va con una cabra, va muerto, y casi juntos llegamos a la T2.

La T2 pues igual que la T1, con calma, me pongo mis Compressport para los cuadriceps, mis medias de compresión, me coloco el dorsal "palante", mis gafas y ale, a correr.... y primeras sensaciones en el mismo estadio bueníiiiiiiiiiisimas, joder que piernas, pero al salir del estadio comienza un dolor de estómago tremendo, noto mucha presión, cada zancada es un pequeño infierno, me empiezo a preocupar, así no voy a ningun sitio, hace un calor de mil demonios, al primer Km decido andar un poco, me presiono la zona, ¿serán gases, sera que llevo el estomago demasiado lleno y me esta golpeando el higado?(esto ultimo lo lei unos dias antes, no se si puede pasar eso), el caso es que no voy nada bien. Me obligo a correr pero el dolor continua, paso el primer avituallamiento, agua por encima y otra botellita a pequeños sorbos, pero la tiro a la mitad porque no quiero llenarme más. El ambiente entre los corredores es buenisimo, dándonos ánimos los unos a los otros. De aquellas maneras llego al km 5, punto de retorno, mi ritmo debe ser de por lo menos 7:30min el km, a este paso voy a llegar mañana a la meta.... ¡¡¡¡ pero voy a llegar, eso lo se seguro !!!. Intento forzar un poco la marcha, algun gas sale de mi cuerpo, me animo, venga Lipe que esto es pasajero, parece que las molestias van a menos, las piernas bien.... a lo lejos ya esta el poli de Robledo, venga que ya llevas 10km, eres una puta makina, estas aqui para sufrir, ya sabias que no iba a ser un camino de rosas. En la parte posterior del estadio esta mi gente esperándome, ahora son muchos más, han venido mis cuñados, mis sobrinos, me paro un poco con ellos (mi sobrino Pablo me empuja las piernas para que siga, que majo), les digo que voy reguleras pero que voy a acabar, me meto en el estadio, primera pulsera y un poco más adelante me paro con mis compis del cole (Raquel, Esther y Miri), les digo que voy un poco mal, me animan y no se porque me emociono, apuntito estoy de empezar a llorar pero en ese momento decido ponerme otra vez a correr. Fuera del estadio esta Javier esperándome, quiere correr conmigo un poco pero viene un juez y le dice que no puede, que si sigue me tiene que sancionar. Comienzo la segunda vuelta algo mejor que la primera, ahora se me va pasando el dolor de estómago pero las piernas empiezan a quejarse, aún asi hago una segunda vuelta decente, parándome de vez en cuando, la verdad es que no me paraba porque no pudiese más, lo hacia más que nada para recuperar, porque me daba la sensación que esos pequeños descansos, esas pequeñas metas que me ponia, con su consiguiente premio, me iban a permitir llegar más fresco al final. Segunda vuelta concluida, segunda pulsera en mi muñeca,ya voy con mejor cara, pero con peores piernas, sigo a mi ritmo cochinero, ahora si que me adelanta gente, no se cuantos porque algunos llevan más vueltas que yo, pero unos cuantos si, también adelanto yo pero poquitos. Llegando al siguiente punto de retono se para un coche al lado... ¡¡¡ Josele !!!, ostias, que ilusión, y además en el tramo más alejado y más duro, aparca el coche más adelante y me acompaña unos metros hasta el avituallamiento, se ha pegado una paliza de kilometros solo para verme un momento, pero me da energias para acabar esta tercera vuelta (por cierto, otro juez me avisa que no puedo llevar acompañantes). La vuelta de la tercera vuelta ya es atardeciendo, adios mi ilusión de acabar la prueba de dia. Llego otra vez al estadio, ya solo falta una vuelta, lo acabo si o si, me cambia la cara, se que voy a ser finisher, que todos estos meses van a merecer la pena. Ya es de noche total, el recorrido se pone algo peligroso porque no hay nada de luz, aún somos unos cuantos los que estamos corriendo, los faros de los coches nos iluminan el camino. Delante mio va un chico corriendo con la camiseta del club de atletismo Clinica Menorca, va tocado pero como todos, le adelanto, intento no parar hasta el avituallamiento, ahora ya no hay referencias, todo es oscuridad, las piernas duelen, el cuerpo duele, todo duele, pero uno se acostumbra. Me vuelve a pasar, yo ando un rato, venga Lipe, hasta la señal aquella, luego a correr, llegamos prácticamente juntos al punto de giro, voy roto, me tomo un vaso de Coca Cola, ya de perdidos al rio, lo que me dio la vida en la bici me la quito en la carrera a pie, pero ahora que solo quedan 5km ya toto me da igual, si me da gases, pues que me de.... sigo corriendo, pasando referencias (la casa con la piscina, la subida a izquierdas, el cruce de la Guardia Civil...), ando, corro, penúltimo avituallamiento y del tiron hasta meta, ya veo las luces del estadio, ya esta hecho, voy a ser un ironman, ole mis huevos, me acerco a la meta que llevo soñando durante meses, a veces incluso de manera obsesiva.... siento una mezcla de sensaciones, quiero llegar ya, pero a la vez quiero que duren mucho los ultimos metros, me quiero emocionar, pero no quiero forzarlo, que sea lo que sea. Entro en el estadio, voy solo, el comentarista dice mi dorsal, mi nombre, ultimos metros, puuuuuuuuuuuuf, no me lo creo, detras del arco de meta están todos esperándome, gritando, me paro, levanto los brazos...... ¡¡¡¡¡ SOY FINISHER !!! No puedo ni emocionarme, no me sale, recibo la medalla de Omar, le doy las gracias (seguramente si no fuera por él y por esta prueba tan cerca de casa no habria podido, de momento, ni intentar este sueño). Me abrazo a Mayte, ella también es una finisher, porque esto es de los dos, ha tenido que aguantar mucho estos meses y se lo agradezco de corazon. Mi hermano, Javier, mi cuñada Eva, mi sobrino, Esther y Jorge, mis compis del trabajo.... allí estan todos para felicitarme, para abrazarme, para darme besos.... quiero guardar este momento en la memoria, para siempre, quiero que no pase...... porque cuando se tiene un sueño y se consigue, todo lo demás sobra.


13 comentarios:

Mafalda dijo...

Lipe, has conseguido emocionarme con la crónica. Lo he vivido como si hubiese estado acompñanadote en la carrera, a pesar de no haber estado allí, con la rabia que me dió perdérmelo (al igal que el half challenge de este año)

Durante todo el día me estive acordando mucho de ti, pensando cómo irías, en que parte de la carrera, con qué sensaciones (a parte de la de jodido que esa en algún momento tendría que ser inevitable)

No te llame ni escribí el domingo porque pensé que necesitarías recuperarte, tanto física como emocionalmente.

Me anima pensar que todas las buenas sensaciones que te mandé desde la ciudad, te llegaron y te impulsaron un poquito en los malos momentos.

Me alegra que seas un finisher, ya puedo presumir de cuñado de hierro!!

Un beso!!

DR Musufi dijo...

Que pena habermelo perdido! Pero ya sabes que fue un día en el que no paré, clase concertada desd ehace mes que es imposible de cambiar y por la tarde presentamos el proyecto de nuevo musical para el teatro....se vota este sábado, ya te contaré si nos lo han aceptado...y tu me cuentas con mas detalles esta gran aventura! Aunque no pude verte estoy orgulloso de tu fuerza de voluntad...es un ejemplo para cualquiera! Ole mi Hermano!

Angel dijo...

Grande la cronica, lipe. Muy emocionante. Enhorabuena y ahora a descansar de semejante paliza y disfrutar del momento.

Un saludo, campeon.

Iván García dijo...

Hola Lipe, no nos conocemos. Me llamo Iván y como tu, debuté en el Ironcat este año en distancia IM. Me he sentido muy muy identificado con tu relato, pasastes y pensastes exactamente lo mismo que yo. Yo también pensé eso de emocionarme y de tan cansado que llegué, no pude. Pero macho, que nos quiten lo bailao. Todos los que os pusisteis en la línea de salida del Astromad tenéis toda mi admiración. Enhorabuena finisher.

omar tayara dijo...

gracias por particiar en ASTROMAD y publicar tu crónica . Gracias A VOSOTROS SE HIZO POSIBLE ESTA PRUEBA DE LA QUE HEMOS APRENDIDO DE LOS MIL ERRORES QUE TUVIMOS.

fue emocionante ver triatletas como tu llegando a meta con tanto sufrimiento, fue un honor poder daros la medalla .....



ENHORABUENA FINISHER ,

Omar Tayara

Miguel Angel dijo...

Genial Lipe! Con la crónica has transmitido a todos parte de las emociones y vivencias que tuviste ese día.
Enhorabuena Sr Finisher!!!

Ishtar dijo...

¡¡Oleeeeeee!!!!, ¡¡¡enhorabuenaaaaa!!!!!

Pero, oye, ¿estuviste hasta el km 100 de la bici sin comer nada de nada???. Uffff, eso es demasiado... haya que intentar comer algo cada media hora/tres cuartos más o menos, que si no te quedas vacío... Pero bueno, eso ya para la próxima :-).

Al final, lo importante es superar los baches y tirar para alante y, oye, con ese circuito y sabiendo que era más largo, el tiempo no está nada nada mal, sí señor!!!

Besicos y, ahora, a descansar a tope!!

Felipe Domingo García (Lipe) dijo...

Mafalda y Musufi: el sábado fue un dia muy chulo, lástima que no pudierais estar alli, pero al próximo os apuntais.

Angel: gracias, la verdad es que ya estoy casi recuperado (o eso parece), supongo que el lunes empezaré a moverme otra vez.

Ivan y Miguel Angel: gracias a los dos por el comentario. Es muy raro lo de los sentimientos, te juro que entrenando ha habido dias corriendo que casi he llorado pensando ese final del Astromad.... y luego llega el momento y nada de nada, pero lo dicho, no se puede forzar.

Omar: si es cierto que la prueba tuvo errores pero sinceramente creo que fueron muchos más los aciertos, y ahora en la distancia solo me queda el recuerdo de lo bonito que fue todo. Otra vez gracias por todo... y esperamos esas camisetas de finishers que vamos a lucir con muchisimo orgullo.

Esther: pues fijate que sabia que tenia que comer y beber pero casi nunca tengo hambre y me tengo que forzar a hacerlo. Tenia que haber comido desde la primera vuelta, quizas luego hubiese evitado tanta Coca Cola y los dolores en la carrera. Y no sera por barritas, porque llevaba unas cuantas encima, si es que soy un globero. Con la bici me encuentro muy seguro, y eso que nunca habia pasado de 130km, pero es que el circuito a parte de duro era precioso, a mi me encanto. Muchas gracias por el comentario y el año que viene espero tu crónica de finisher.

Anónimo dijo...

felipeee!!!jope yo si que he echao la lagrimita leyéndote (que vaa no tiene tanto merito, que ya sabes que yo echo lagrimita a la mínima) no en serio, jope. me hubiera gustado mucho verte y me parece de olé, olé y olé, mil enhorabuenas...

y ahora descansa un poquitito...eh?
muchos besos
muaaa!!

elena

Oscarjet dijo...

ENHORABUENA FINISHER !!!! lamento el retraso ! muy emocionante la cronica macho, muy buena.
Te lo has currado tu solito y muy bien pero que miy bien...!!!!
Genial , disfruta porque has crecido aun mas como atleta...el limite esta en el coco...
Un saludo Lipe !!!

Felipe Domingo García (Lipe) dijo...

Gracias Oscar, la verdad es que estas experiencias te hacen crecer como atleta y como persona, aprendes a conocerte a ti mismo... y como bien dices, el limite esta en el coco... y aún sigo buscándolo (dentro de mis posibilidades).
Un saludo

Anónimo dijo...

Lipe, no nos conocemos, soy el del clinicas menorca que hicimos la última vuelta adelantandonos mutuamente. Comparto contigo todas las emociones que pones en tu cronica.
Mis mas sinceras felicitaciones a ti y a todos los que participaron en este pasada de prueba.

Un saludo,
Carlos

Felipe Domingo García (Lipe) dijo...

Pues otro saludo para ti Carlos y encantado de compartir contigo parte de esa ultima vuelta que nos llevo hasta la gloria. Compartir la prueba con todos vosotros fue una gozada ya que se pasan momentos muy malos y todo el apoyo es poco.
Lo dicho, un saludo y gracias por dejar el comentario.