martes, 12 de julio de 2011

CORRIENDO CON.... ¡¡¡¡ MI HERMANO MIGUEL !!!!

Muchos ya conocéis a mi hermano Alberto, es el mayor de los 3 y desde hace unos años esta enganchado a esto del deporte: carreras de 10km, algún 1/2 maratón, raids de aventura... y hasta un 1/2 ironman hemos compartido. Y luego esta el pequeño, Miguel, al que saco 7 años y la verdad es que interés por el deporte..... poquito. Pero desde hace unos meses parece que algo ha cambiado, de vez en cuando coge la bici de montaña, incluso la ha utilizado a diario para ir al trabajo durante un tiempo, también ha ido al gimnasio, ha corrido en cinta.... y para de contar. Hace ya algún tiempo que le dije que podíamos quedar alguna tarde para salir a trotar, la verdad es que no habíamos encontrado el hueco.... ¡¡¡¡ hasta hoy !!!. Aprovechando que he ido a casa de mis padres para arreglarle un pinchazo y cambiarle algunas piezas de la bici.... le he animado a salir a trotar un rato, y aunque al principio le ha costado un poco decidirse luego se ha animado y se ha calzado las zapas de correr.... ¡¡¡¡ espera, espera !!!! que no, que no tiene ni zapas de correr, se ha puesto las zapas de "vestir", un pantalón corto, camiseta (técnica, eso sí, muy bien Miguel) y ale, nos hemos ido a la calle.... y el resultado han sido casi 30min de carrera continua para completar casi 4,5km.... el ritmo es lo de menos, lo mejor es que hemos compartido esos 30min, hablando de cosillas, superando los pequeños dolores, las cuestecillas....y ole sus huevos porque se ha esforzado y aunque no se si lo ha disfrutado (creo que tenemos conceptos distintos de disfrute) seguro que se ha encontrado guay al acabar..... de aquí a la San Silvestre Vallecana 2011.... ¡¡¡¡ VAMÓS MIGUEEEELLLL !!!!
Después de dejarle en casa he continuado el entreno y he completado 15,5km en 1h 27min a ritmo muy tranqui pero con una sonrisa de oreja a oreja.

1 comentario:

Dr Musufi dijo...

Han pasado dos días y sigo con agujetas. Sufrí bastante pero estuvo bien. Al final va a ser verdad eso de que se te cansa antes la cabeza que el cuerpo.